mayo 1, 2021

Dibujando en el lado humano de la IA

Como tecnología emergente, la IA debe enfrentar y continuará enfrentando su parte justa de desafíos. Por un lado, los consumidores siguen atentos a la adopción de nuevas tecnologías. Imaginar un mundo donde los humanos están siendo desplazados por máquinas mejoradas con inteligencia artificial podría ser inquietante para algunos usuarios tardíos. Por otro lado, las empresas expresan su frustración porque la IA aún no se ha probado la píldora mágica que simplificará cada proceso comercial y allanará el camino para obtener ganancias generosas. Aquí se basa en el lado humano de la IA.

En muchos sentidos, la IA ha sido su peor enemigo.

La inteligencia artificial operaba sobre un misterioso conjunto de reglas que solo sus autores y TI entienden, y la ciencia ha sufrido una pequeña crisis de identidad. Como un adolescente desgarbado, AI todavía está tratando de encontrar su propósito más significativo en el mercado general.

El campo medico

Todos, desde investigadores médicos hasta desarrolladores web, han tratado de encontrar formas de utilizar mejor la IA. Puede resultar más difícil llevar inteligencia artificial a su redil, darle forma con fines comerciales y aprovechar su poder. Sin embargo, algunos creen que el proceso de IA no ha sido exactamente fructífero hasta ahora.

algoritmos

Gartner predice que para 2022, el 85 por ciento de los proyectos de IA producirán resultados «incorrectos» debido a la parcialidad de los datos, algoritmos o equipos responsables de administrarlos «. Aunque ese número parece extremo, indica que la verdadera lucha que la empresa debe atravesar en las aguas inexploradas de la integración de la inteligencia artificial en la estrategia corporativa más amplia.

Es importante decir que usted está en inteligencia artificial, pero otra cosa es aprovechar el poder de la inteligencia artificial para satisfacer las necesidades específicas de la empresa.

AI y el consumidor

Los consumidores mismos no lo están haciendo mucho mejor. En una encuesta reciente realizada por una empresa de marketing digital, Blue Fountain Media, casi la mitad de los consumidores encuestados dijeron que no sabían qué era la IA y cómo se distribuía a su alrededor.

Estos hallazgos hacen eco de otros encontrados en encuestas similares que indican que existe una desconfianza general del consumidor hacia la IA y un malentendido sobre cómo se está distribuyendo actualmente.

Siri y Alexa

significativo es un poco irónico, considerando que si le preguntas a un consumidor si le gusta su asistente de voz, como Alexa o Google Home, muchos dirán que ha mejorado su vida diaria. Sin embargo, muchos no saben que la asistencia de voz está habilitada por la inteligencia artificial. Todo el uso de la casa inteligente también está conectado a la inteligencia artificial.

Entonces, ¿dónde nos deja esto? ¿Dónde están los éxitos del próximo tipo de asistente de voz que encontrará la difícil combinación en la que tanto los consumidores como las empresas ven la ventaja?

AI y el elemento humano

El secreto puede estar en llevar un elemento humano a la inteligencia artificial. Al trabajar en la dirección opuesta a los deseos y necesidades del consumidor a través de modalidades, una plataforma de inteligencia artificial podría satisfacer estas necesidades.

La clave de esta nueva y consciente forma de IA es concentrarse en ser consciente y proactivo de las intenciones y emociones que esperamos evocar a través de cualquier experiencia inteligente artificial. El objetivo es identificar y articular los puntos de dolor fundamentales a resolver y el valor positivo que aportaría la mitigación de estos puntos de dolor.

Una organización que lucha por construir compromisos significativos con los consumidores, por ejemplo, podría identificar los problemas fundamentales que están impulsando el estancamiento y luego decidir cómo podría usarse la IA como un medio para desbloquearlo.

El enfoque consciente de la IA.

Al utilizar la inteligencia artificial consciente para abordar los problemas de salud mental, los investigadores del MIT han podido desarrollar una plataforma de inteligencia artificial eficaz para diagnosticar con precisión la depresión. Su modelo de red neuronal analiza texto sin formato y datos de audio de conversaciones naturales con un paciente, capaz de detectar palabras y entonaciones de lenguaje que pueden indicar depresión.

La plataforma de IA se llama modelado sin contexto y es el primer paso para detectar enfermedades mentales simplemente usando los datos recibidos durante las interacciones aleatorias.

La aplicación de prácticas conscientes de IA también puede ayudar a identificar y mitigar sesgos sistémicos enraizados en datos sin procesar para garantizar que el sistema de IA basado en estas fuentes de datos no aumente ni perpetúe aún más esos sesgos.

Basura entrante / Basura saliente.

Básicamente, este es el precepto básico de entrada / salida de basura, en el que los conjuntos de datos para un proyecto de IA dado son tan útiles como la forma en que se adquieren e interpretan.

En su reciente libro Data Feminism, los autores D’Ignazio y Klein enfatizan que los datos nunca «hablan por sí mismos». Siempre hay humanos e instituciones que interpretan y hablan por los datos, introduciendo sesgos y programas que pueden influir en los resultados de la IA.

Salta la lesión.

Obtener datos «limpios», que no han sido entrenados y ajustados por sesgos, sigue siendo un gran desafío cuando se trata de construir plataformas de inteligencia artificial que brinden resultados precisos. Al menos en esta etapa, la actividad humana continúa desempeñando un papel importante en el proceso de producción de IA.

Todo el proceso de inteligencia artificial es la razón por la cual el uso de técnicas de inteligencia artificial consciente es crucial para lograr modelos éticos y responsables de inteligencia artificial que aumenten el potencial humano.

En pocas palabras, la aplicación de un enfoque consciente y centrado en la inteligencia artificial se reduce a esto: identificar y enfocarse primero en las necesidades de las personas, de modo que las aplicaciones de inteligencia artificial satisfagan las necesidades humanas y sean conscientes de las respuestas humanas necesarias para guiar el progreso humano.

Crédito de la imagen: Andrea Piacquadio; Pexels

Ahmer Inam

Jefe de inteligencia oficial de inteligencia

Ahmer Inam es el Director de Inteligencia de Inteligencia (CAIO) de Pactera EDGE. Ahmer tiene más de 20 años de experiencia impulsando la transformación organizacional.
La experiencia de Ahmer incluye roles de liderazgo en Nike Inc., Wells Fargo, Sonic Automotive y Cambia Health Solutions. Además, Ahmer ha realizado consultoría analítica para PwC y Quaero para clientes como ESPN, Keurig Dr. Pepper, Liberty Tax, P&G, Coca Cola y ADP. Ahmer tiene dos maestrías en ciencias, una en ingeniería industrial y economía de la Universidad Texas A&M, y una licenciatura en ingeniería mecánica de Jamia Millia Islamia en Nueva Delhi. Ahmer también es experto en datos y análisis en el Instituto Internacional de Análisis de Datos (IIA) y es miembro fundador de Analytics y Big Data Society.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *