El CISO del gobierno de EE. UU. Se despide para ayudar a Trump a buscar fraude electoral

Cuatro hombres sentados frente a computadoras en un lugar de trabajo.
Acercarse / Estos aliados de Trump son parte de un grupo que busca el fraude electoral. De izquierda a derecha, Thomas Baptiste, Matthew Braynard, Camilo Sandoval y Witold Chrabaszcz el 14 de noviembre de 2020 en Viena, Virginia.

Getty Images | El Washington Post

El Director de Seguridad de la Información (CISO) del gobierno de los Estados Unidos se está tomando un descanso de sus deberes oficiales para ayudar en la búsqueda hasta ahora infructuosa del presidente Trump por fraude electoral.

Camilo Sandoval trabajó en la campaña de Trump de 2016 y ha sido el CISO federal, un puesto en la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca, desde octubre de este año. Pero Sandoval ahora pasa sus días trabajando para el Fondo de Integridad del Votante recién formado, que supuestamente está «dirigido por empleados del gobierno y ex miembros del personal de la campaña de Trump que están analizando datos de votantes en seis estados clave».

Las reglas éticas requieren que los empleados federales mantengan la actividad política y el trabajo gubernamental separados. Sandoval dijo que no está rompiendo ninguna regla, informó ayer el Washington Post:

En una entrevista el viernes, Sandoval defendió su participación en la empresa según corresponda, diciendo que se había tomado vacaciones de su cargo en el gobierno, que comenzó el mes pasado. Dijo que no estaba usando recursos del gobierno, como su computadora de trabajo o su teléfono celular, cuando buscaba un fraude.

«Lo estoy haciendo a título personal, al igual que muchos otros lo han hecho en elecciones pasadas», dijo. «Creo que está bastante claro que esto es aceptable y normal».

Un portavoz de la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca, donde trabaja Sandoval, dijo el viernes que Sandoval estaba de licencia, pero no respondió cuando se le preguntó si seguía recibiendo su salario del gobierno.

El puesto federal de CISO fue creado en 2016 por la Casa Blanca de Obama «para guiar la política, planificación e implementación de seguridad cibernética en todo el gobierno federal». Sandoval llenó una vacante creada hace unos meses cuando el CISO Grant Schneider renunció a su trabajo después de casi tres décadas en el gobierno federal.

La agencia estadounidense ha negado las acusaciones de fraude electoral

Es poco probable que Sandoval encuentre evidencia completa de fraude electoral, y mucho menos evidencia suficiente para alterar los resultados de las elecciones presidenciales. El demócrata Joe Biden está en camino de vencer a Trump en el distrito electoral con un recuento de 306-232 y tiene pistas claras en los estados donde Trump necesitaría cambiar los resultados.

Trump hoy él siguió empujando su teoría de la conspiración infundada para el fraude electoral, tuiteando que los «demócratas radicales de izquierda» se están asociando con «los medios de comunicación falsos» para «ROBAR esta elección». Pero las elecciones del 3 de noviembre «fueron las más seguras en la historia de Estados Unidos», según un comunicado de dos comités de supervisión electoral publicado el jueves en el sitio web de la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad de Estados Unidos (CISA). El recuento en curso puede revelar algunos errores, pero «no hay evidencia de que ningún sistema de votación haya cancelado o perdido votos, haya cambiado votos o se haya visto comprometido de alguna manera», dijo el comunicado.

CISA también ha creado una página de «control de rumores» para disipar la desinformación electoral a pesar de la presión de los funcionarios de la Casa Blanca.

Votantes de llamadas en frío

Sandoval fue director de operaciones de datos para la campaña Trump de 2016 y luego trabajó en la administración Trump en el Departamento del Tesoro y el Departamento de Asuntos de Veteranos. 11 miembros demócratas del Congreso se opusieron al nombramiento de Sandoval en 2018 como director de información de Asuntos de Veteranos. «Este nombramiento plantea serias preocupaciones sobre la seguridad de los datos derivados del puesto anterior de Sandoval como Director de Operaciones de Datos en 2016, mientras que la campaña de Trump estaba bajo contrato con Cambridge Analytica», escribieron los demócratas del Congreso. «El uso indebido de la información personal por parte de Cambridge Analytica por decenas de millones de estadounidenses, incluidos los veteranos, fue una tremenda violación de la confianza».

Sandoval también enfrentaba una demanda por acoso sexual y aparentemente tenía «un historial de desenfrenado conflicto interpersonal con colegas», escribieron los demócratas en ese momento.

El Fondo de Integridad del Votante para el que ahora trabaja Sandoval «está analizando las papeletas y llamando a los votantes en frío en un esfuerzo por confirmar las extravagantes afirmaciones del presidente sobre el voto ilícito», escribió el Washington Post. El grupo está dirigido por Matthew Braynard, un especialista en datos de la campaña de 2016 de Trump, quien le dijo al Post que muchos otros funcionarios del gobierno también se han retirado para trabajar en el esfuerzo por encontrar fraude electoral. Uno de ellos es Thomas Baptiste, concejal del Departamento del Interior. El grupo recaudó más de $ 640,000 en donaciones.

«Braynard y Sandoval dicen que han encontrado evidencia de un posible fraude, pero aún no han hecho públicos los resultados detallados», escribió el Post. Según The Philadelphia Inquirer, «Braynard dijo que el grupo se formó independientemente de la campaña de Trump, pero que está en comunicación frecuente con él. Dijo que le ha proporcionado a la campaña y a su equipo de abogados información sobre los votantes para sus batallas». legal «.

Sandoval no llegó a decir que la elección le fue robada a Trump. Pero le dijo al Post: «Preguntaremos durante semanas y meses quién ganó realmente, y ha habido un fraude, y si puedo usar mis habilidades para ayudar a traer transparencia a esto, entonces vale la pena».

Según el Inquirer, el Fondo de Integridad del Votante llamó a los votantes preguntando: «¿Votó una persona con su nombre? ¿Solicitó un voto por correo? ¿Devolvió un voto por correo?» El plan del grupo es contactar a alrededor de 1,5 millones de personas.

«Lamento mucho que estos agentes de desinformación pudieran obtener mi número de teléfono y básicamente me molestaron para ayudar a crear su falso pánico», dijo el elector Marc Faletti de Filadelfia al Inquirer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *