febrero 8, 2023

El futuro del trabajo es exclusivamente humano

Los cambios disruptivos de 2020, incluidos los cierres de covid-19 que llevaron a millones de trabajadores a trabajar de forma remota, han obligado a las organizaciones a repensar radicalmente todo, desde el bienestar de los trabajadores, los modelos comerciales y las operaciones, hasta las inversiones en herramientas de comunicación y colaboración basadas en la nube.

En todas las áreas, los mejores planes del año pasado se han puesto patas arriba. Por tanto, no es de extrañar que la tecnología y el trabajo se hayan entrelazado más que nunca de forma inextricable. A medida que el negocio avanza hacia un futuro incierto, las empresas han acelerado sus esfuerzos para utilizar la automatización y otras tecnologías emergentes para aumentar la eficiencia, respaldar el bienestar de los trabajadores, acelerar los resultados laborales e impulsar nuevos resultados.

Sin embargo, las inversiones en tecnología no son suficientes para prepararse para futuras interrupciones. De hecho, la preparación de una organización depende fundamentalmente de cómo prepara su trabajo y su fuerza laboral. Este es un momento exclusivamente humano que requiere un toque humano.

Para prosperar en un mundo en constante cambio, las empresas deben rediseñar el trabajo y apoyar a sus trabajadores de manera que les permitan enfrentar los desafíos futuros. Según la encuesta Global Human Capital Trends 2021 de Deloitte a 6,000 encuestados globales, incluidos 3,630 ejecutivos senior, el 45% dijo que construir una cultura organizacional que celebre el crecimiento, la adaptabilidad y la resiliencia es fundamental para transformar los empleos. Para lograrlo, adoptar un trío de atributos humanos esenciales (propósito, potencial y perspectiva) puede humanizar el trabajo y crear valor duradero para la fuerza laboral y en toda la organización y la sociedad en general.

Propósito: enraizar organizaciones en valores

El propósito establece un conjunto fundamental de valores organizacionales que no dependen de las circunstancias y sirven como punto de referencia contra el cual evaluar acciones y decisiones. Se basa en la capacidad humana única de identificar dónde se cruzan los valores económicos y sociales. Las organizaciones que son firmes en su propósito pueden infundir significado al trabajo para movilizar a los trabajadores en torno a objetivos comunes y significativos.

Por ejemplo, Ed Bastian, director ejecutivo de Delta Air Lines, atribuye el sentido de propósito de Delta Air Lines de ayudar a la organización a superar la crisis del covid-19. “Cuando asumí el cargo de director ejecutivo, estudiamos cuál era nuestra misión y cuál era nuestro propósito, lo que nos ayudó después de la pandemia porque claramente éramos prepandémicos”, dice. “Nuestra gente puede dar lo mejor de sí misma cuando cuenta con el apoyo del liderazgo y se siente conectada con el propósito de la organización”.

Potencial: una mirada dinámica a las capacidades de las personas

Para prosperar en medio de interrupciones constantes, las organizaciones deben capitalizar el potencial de sus empleados y equipos al observar de manera más dinámica las capacidades de su gente. La mayoría de los líderes están de acuerdo: el 72% de los ejecutivos en la encuesta de Deloitte dijeron que “la capacidad de su personal para adaptarse, capacitarse y asumir nuevos roles” fue el factor más importante o el segundo factor más importante en la capacidad de su organización para enfrentar futuras interrupciones y aumentar la velocidad y agilidad.

AstraZeneca, por ejemplo, es una organización que movilizó rápidamente sus recursos y aprovechó el potencial de los trabajadores para satisfacer una necesidad urgente: el desarrollo de una vacuna covid-19. Tonya Villafana, vicepresidenta de AstraZeneca y directora global de infección de franquicias, atribuye a la respuesta acelerada de la empresa su capacidad para acceder a un grupo diverso de expertos, tanto dentro de la empresa como a través de su colaboración con la Universidad de Oxford. Además, AstraZeneca no solo trajo a los mejores expertos, sino que también agregó “personas de alto rendimiento que eran realmente apasionadas y querían involucrarse” en el equipo de desarrollo de vacunas.

Perspectiva: actuar con valentía ante la incertidumbre

Ante la incertidumbre, es fácil quedar paralizado por múltiples opciones y elecciones. La perspectiva, literalmente, la forma en que las organizaciones ven las cosas, es un desafío para operar con valentía frente a lo desconocido, utilizando la disrupción como un trampolín para visualizar nuevas oportunidades y posibilidades. Por ejemplo, asumir la perspectiva de que la incertidumbre es una oportunidad valiosa permite a las organizaciones dar nuevos pasos audaces, incluso si eso significa desviarse del camino habitual y cómodo. Para la mayoría de los ejecutivos de encuestas, esto incluye un esfuerzo deliberado para reinventar completamente cómo, por quién y dónde se realizan los trabajos y qué resultados se pueden lograr. El 61% de los encuestados dijo que sus objetivos de transformación laboral se centrarán en reinventar el trabajo, en comparación con solo el 29% antes de la pandemia.

ServiceNow es una organización que cambió de dirección de esta manera durante covid-19. En marzo de 2020, la compañía celebró una sesión estratégica de “cielo azul” como foro para que los líderes debatieran sobre el futuro del trabajo, la transformación digital y la empresa. Pero al considerar estos problemas bajo la nube de la pandemia emergente, el director ejecutivo Bill McDermott se dio cuenta de que la organización necesitaba tomar un camino diferente. “Si no podemos ayudar al mundo a lidiar con la pandemia, no habrá un cielo azul”, dijo. Como resultado, dirigió la reunión para centrarse en cómo ServiceNow podría innovar rápidamente y llevar nuevos productos al mercado que ayudarían a las organizaciones a mantener las operaciones comerciales durante la pandemia. ServiceNow desarrolló e implementó rápidamente cuatro aplicaciones de administración de respuesta a emergencias, así como un conjunto de aplicaciones seguras para el lugar de trabajo para que todos puedan volver al trabajo.

Poner a las personas en el centro de las decisiones comerciales vale la pena

Rediseñar el trabajo no se trata solo de automatizar tareas y actividades. En esencia, se trata de configurar el trabajo para capitalizar lo que los humanos pueden lograr cuando el trabajo se basa en sus fortalezas.

En la encuesta, los ejecutivos identificaron dos factores relacionados con el potencial humano como los más transformadores para el lugar de trabajo: la construcción de una cultura organizacional que celebre el crecimiento, la adaptabilidad y la resiliencia (45%), y la construcción de la capacidad de la fuerza laboral a través de la mejora de las habilidades, la readaptación y la movilidad (41%). .

Los líderes deben encontrar formas de crear un propósito compartido que movilice a las personas a empujar con fuerza en la misma dirección en la que enfrentan los desafíos actuales y futuros de la organización, independientemente de si la misión es, como la de Delta, mantener a las personas conectadas o centrarse en objetivos como la inclusión. , diversidad o transparencia. Deben tener la confianza de que las personas trabajan de manera que les permitan desarrollar su potencial, dando a los trabajadores un grado de elección sobre el trabajo que realizan para alinear sus pasiones con las necesidades de la organización. Y deben adoptar la perspectiva de que reinventar el trabajo es la clave para poder lograr nuevos y mejores resultados en un mundo que se reinventa constantemente.

Si el año pasado nos demostró algo, es que poner a las personas en el centro del trabajo de una empresa y de las decisiones sobre la fuerza laboral vale la pena ayudar a las empresas a adelantarse a las interrupciones. El resultado es una organización que no solo sobrevive, sino que prospera en un entorno impredecible con un futuro desconocido.

Este contenido fue producido por Insights, la división de contenido personalizado de MIT Technology Review. No fue escrito por los editores de MIT Technology Review.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *