Internet está cambiando dramáticamente para los ciudadanos de Hong Kong

El panorama: Hace solo una semana que China aprobó una controvertida ley de seguridad nacional que le otorga enormes poderes nuevos sobre Hong Kong, pero Internet ya ha cambiado drásticamente para las personas en la ciudad semiautónoma.

¿Qué tipo de poderes? La ley permite a los funcionarios de China continental operar por primera vez en Hong Kong. También le da a Beijing el poder de eludir las leyes locales y crea una serie de crímenes nuevos y vagamente formulados, por ejemplo, hacer ilegal el discurso de odio contra el gobierno chino. La policía de Hong Kong puede censurar el contenido de Internet y rastrear a los ciudadanos en línea. Ahora pueden realizar búsquedas sin orden judicial, obligar a las plataformas web a desmantelar o bloquear publicaciones, confiscar documentos electrónicos y vigilar a sospechosos sin control judicial. Las empresas que no cumplan con estas órdenes pueden recibir una multa de hasta $ 100,000 HK ($ 12,903) y los empleados pueden enfrentar hasta seis meses de prisión.

Las consecuencias: De hecho, esto lleva a Hong Kong al Gran Firewall chino, una versión estrictamente controlada y censurada de Internet que bloquea la mayoría de las herramientas de Internet y aplicaciones móviles extranjeras. Las compañías extranjeras solo pueden operar si cumplen.

Tomar una posición: Facebook, Twitter, Google, Microsoft, Zoom y WhatsApp se han comprometido a negarse a cumplir con las órdenes del gobierno de entregar los datos a Hong Kong el 6 de julio. Apple dijo que está «evaluando» la situación. El 7 de julio, TikTok dijo que se retiraría por completo de la región. Es probable que cualquier empresa de tecnología que se niegue a seguir las leyes locales acabe estancada en Hong Kong.

El dilema más amplio: Facebook, Google y otros ahora tendrán que operar de acuerdo con las reglas establecidas por el Partido Comunista Chino si quieren quedarse en Hong Kong. Si lo hacen, probablemente enfrentarán una reacción en casa entre sus empleados y legisladores estadounidenses. Si no lo hacen, pierden la oportunidad de establecerse en el mercado en línea más grande del mundo. En última instancia, China tiene muchas de sus alternativas locales a los gigantes tecnológicos de los Estados Unidos, por lo que desde la perspectiva del gobierno, tiene poco que perder si se retiran.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *